Mi reencuentro con la ropa de niños LABUBÉ

Conjunto de rayas  grises de Labubé Pincha la foto para ver más
Conjunto de rayas grises de Labubé
Pincha la foto para ver más

Empiezo a escribir este post agotada, pero con muchas ganas. A mí empezar a hablar de ropa de niños me da vida y ya me estoy espabilando, ja,ja,ja. Estoy cansada, porque entre mis  “múltiples actividades”, está la de criar gatos persas americanos… Sí, soy una amante de los animales también y he tenido una camada y se han pasado la noche llorando.

Bueno, al tema, hoy escribo un poco nostálgica porque a esta diseñadora la conocí hace ya nueve años… ¡Cómo pasa el tiempo! En esa época, ella ya era una adelantada a la moda que ahora llevan muchos niños y que en Burgos, era impensable… Todo el mundo te miraría por la calle; nadie iba vestido así. Burgos es así, clásico, clasicón.

Muchos opinan que se trata de ropa “moderna” y punto. Y no, no sólo está lo moderno y lo clásico, sino que también está la ropa de LABUBÉ. He de confesar que yo soy una clásica de toda la vida. Siempre me han chiflado los hermanos vestidos iguales (esto no ha cambiado), los lazos en el pelo, los vestidos de nidos, los jesusitos con braguita a juego, las faldas tableadas con jersey inglés de greca típico… Y de ahí no me sacaba nadie. Todo lo demás me parecía espantoso y carente de gusto.

Pero claro, es que hace nueve años no se veía ropa bonita que no fuera clásica, o es lo que pienso yo. Lo moderno para mí eran las niñas con leggins de leopardo, camisetas de lentejuelas, tules… Todo horrible en una palabra.

Conjunto de rayas grises de Labubé. Pincha en la foto para ver más.
Conjunto de rayas grises de Labubé.
Pincha en la foto para ver más.

Por eso digo que Carlota Abril, diseñadora de LABUBÉ, ha sabido perfectamente crear un tipo de ropa que no existía, ni clásico ni moderno; ropa que yo definiría como un “homeless arreglado”. Es decir, parece que has vestido a los niños con lo primero que has encontrado por casa, pero ¡NO! Cada prenda está en su sitio, todo estudiado para que el resultado sea, diría yo, estilosísimo… Vamos, tipo los hijos de Carolina de Mónaco, que parece que no se arreglan y seguro que están horas pensando cómo llevan ese look desarreglado pero arregladísimo en el fondo. Yo, desde luego, me daría la vuelta por la calle si veo a dos o tres niñas iguales con el conjunto de las dos fotos anteriores,  y que para mí es el más bonito de su colección.

También hay otro, sorprendentemente más clásico, que me parece

vestido cuerpo verde y falda de  vichy de Labubé. Pincha la foto para ver más.
vestido cuerpo verde y falda de vichy de Labubé.
Pincha la foto para ver más.

divino y que sigue siendo más acorde con mis gustos en teoría. Os dejo también la foto. Es el de cuello negro y cuerpo verde con la falda de Vichy. Pero francamente, si ahora me dieran a elegir, no sabría con cuál de los dos quedarme… Así que ¡Enhorabuena Carlota! Para mí has conseguido crear estilazo por todos los lados, te guste lo clásico o lo “homeless arreglado”. Perdona por llamarlo así pero me niego a llamarlo moderno, y el homeless arreglado para mí es un piropo.

Vestido Vivo Oro Labube. Pincha  la foto para ver más
Vestido Vivo Oro Labube.
Pincha la foto para ver más

También para las más mayorcitas, me parece monísimo este vestido gris con leggins negros. ¿Os acordáis del post de ayer que hablaba de la precursora del negro? Pues no era ni más ni menos que Carlota Abril, de la que escribo con especial cariño porque la conocí a través de un pariente de su marido, amigo mío de Burgos de toda la vida, y porque su ropa fue una de las primeras que entraron en mi tienda (la más clásica que tenía Carlota, ja,ja,ja).

En aquella época, estaba empezando y ¡mira dónde ha llegado! Y eso sólo se consigue con constancia, saber hacer y ser un poco bruja adivinando el futuro… Me alegro muchísimo por ella y recomiendo el primer conjunto encarecidamente a quien tenga una, dos o más niñas y que las lleve iguales. Yo también soy un poco vidente y les aseguro que la gente, al verlas, hará corro a su alrededor.

El resto de la colección sigue teniendo ese “toque desarreglado”, característico de la marca que sabemos que está estudiado, y he de decir que el resultado ha quedado realmente estilosísimoooooooooooo y super especial.

Un homless beso (pero arreglado).

Un pensamiento en “Mi reencuentro con la ropa de niños LABUBÉ”

  1. Este año le he comprado a Pilar varias cosas de Labubé, todas especiales, eso sí, nada negro ( a mi me ha dado por el rosa tipo empolvado).
    El vestido de comunión también era de labubé, y era clasico, pero diferente, no sé como llamarlo, romántico, lencero… no sé, pero ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *